Protagonistas de la medicina científica mexicana

Por María Teresa Fernández-Aceves, investigadora del CIESAS Occidente

En este libro de 543 páginas, las autoras incluyeron 570 biografías de médicos y médicas mexicanos que forjaron la medicina moderna con una perspectiva de largo aliento, un poco más de dos siglos. El objetivo principal de Protagonistas de la Medicina Científica Mexicana fue producir “una herramienta de consulta rápida, que fuera útil al simple interesado o al investigador profesional, y no una obra biográfica exhaustiva” (p. 33).

Las autoras se nutren de la tradición de escribir biografías de médicos. Aunque no hacen mención a la obra del historiador inglés Lawrence Stone, lo que ellas entretejieron cuidadosamente resulta ser parte del método prosopográfico o biografía colectiva que propone Stone. Ésta consta de varias etapas: determinar el grupo social que será objeto de estudio; por ejemplo, una profesión, los miembros de un movimiento u organización, los ocupantes de un determinado cargo político o judicial, etcétera. Compilación de las biografías del conjunto de personas pertenecientes a ese grupo, listando el mayor número de datos y características pertinentes. Análisis cuantitativo de esas biografías, lo que permitirá detectar rupturas o continuidades de los modos de vida, de reclutamiento, de reproducción del grupo social considerado.

PortadaProtagonistasEsta obra es parte de la reciente tendencia enfocada a los estudios biográficos. El resurgimiento de este género, dentro de los estudios históricos, ha sido impulsado por la publicación del libro El arte de la biografía: entre historia y ficción de François Dosse. Con su obra, las autoras contribuyeron a enriquecer esta perspectiva en México. Realizar una obra de esta magnitud, implicó hacer una investigación muy minuciosa a través de diferentes fuentes históricas y de archivo para recopilar y reconstruir las experiencias de los sujetos biografiados.

En el “Proemio”, se puntualiza que la obra es la primera dedicada exclusivamente a reunir en un solo volumen, “los datos biográficos elementales de los médicos que hicieron la moderna medicina mexicana”. Por tanto, gran parte del libro concentra pequeñas biografías que están complementadas con índices alfabético, cronológico y de especialidad. Las autoras siguieron parámetros precisos para incluir a los personajes: ser pioneros o creadores de áreas referentes a la clínica, la investigación básica o la sociomedicina; fundar instituciones, hospitales o escuelas; hacer o modernizar programas de enseñanza; proponer nuevas líneas de investigación, técnicas quirúrgicas o tratamientos; escribir textos o artículos relevantes.

De los médicos compilados, 550 son hombres y 20 son mujeres. Las autoras señalan que una de las causas de esta diferencia tan significativa, es que a las mujeres “se les permitió el ingreso a la Escuela de Medicina casi al final del siglo XIX”. Agregaría que entre otros factores que también influyeron en su escasa asistencia, estuvo el bajo índice de educación formal, lo que dificultó su entrada a las universidades. Aunque algunas tuvieron acceso a la educación media superior, en muchas regiones del país, la presencia
de universidades era escasa y la creación de centros de educación superior fue paulatina y tardía.

InvestigacionAcademicaLas autoras señalan que fue complejo obtener toda la información necesaria para cada biografía. En algunos casos el material era escaso, en otros muy abundante. Por eso se requirió aplicar una política de equilibrio: escribir un promedio de 8,000 palabras por cada médico. Las 570 biografías nos muestran un mapa cronológico de cómo se fue gestando y desarrollando la medicina moderna en México a lo largo de dos siglos. De acuerdo a las autoras: las características de los biografiados en su conjunto, pueden ayudar a entender el inicio y consolidación de las especialidades, así como el peso en el futuro académico y el impacto social que tuvieron sobre el personaje su familia, su región, sus amistades y la institución en que fue educado. Las biografías breves son muy útiles para estudiar comunidades o gremios médico-científicos y comprender
la formación de grupos de opinión (p. 37).

Este texto contribuye a diferentes disciplinas: la historia de la medicina, de la ciencia, de mujeres y de género, de historia política… Como bien indican las autoras, “en el caso específico de la historia de la ciencia o de la medicina, a través de la vida de los doctores podríamos saber cómo se concibieron a sí mismos y a su disciplina, cómo se hicieron sensibles a la investigación básica o clínica”.

Protagonistas de la Medicina Científica Mexicana nos muestra un abanico amplio y variado de las distintas especialidades médicas de los personajes, también sobresalen los casos de los que se dedicaron a la política, literatura y música. Este patrón no fue exclusivo para los hombres (Juan Andrew Almazán, Gabino Barreda, Belisario Domínguez, Ignacio Herrera y Cairo), también para las mujeres como Esther Chapa y Matilde Rodríguez Cabo que formaron parte del Frente Único Pro Derechos de la Mujer, en la década de 1930, y pugnaron por el sufragio femenino y otros derechos de las mujeres.

La obra ejemplifica muy bien la medicina desde sus diferentes especialidades, generaciones y género en diversas regiones del país. Debo reconocer a las autoras su cuidadoso trabajo archivístico, hemerográfico y su ameno estilo para presentar cada caso. Es un libro ampliamente recomendable, no sólo para los especialistas, también para el público en general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s